marzo 12, 2020

Experiencias por el mundo.

Toledo, un paseo a la época medieval.

Fotografía Gaby Arias

 

A unos 70 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Madrid, encontramos una ciudad hermosa, llena de misterios y sobre todo de arquitectura medieval.
Toledo, se ubica en la zona de Castilla de la Mancha, misma tierra del reconocido Don Quijote de la Mancha.
Ubicada en una colina, sobresale su catedral, una joya arquitectónica construida por musulmanes y con gran influencia de su cultura.
En esta tierra convergen cristianos, musulmanes y judíos.
Su catedral, dedicada a Santa María, es conocida también como Catedral Primada de España. En su interior, en el cuarto del tesoro se ubica una custodia de oro que es una verdadera obra de arte. Entre el metal resplandeciente y piedras preciosas se resalta una belleza exuberante, misma que le tomará su tiempo para digerir visualmente.
Hablar de la Cátedra es sumergirse en un mar de palabras para describir tanta perfección en el tallado de sus maderas, en la colocación de cada pieza que hacen de ese segmento un lugar único y hermoso.

Pero no queda ahí, el famoso transparente que es un hueco en el techo de la catedral que permite el ingreso de la luz solar hasta el Sagrario, hace que la presencia de Jesús Eucaristía se vea como un regalo de Dios a sus hijos.

Este lugar, sin duda, encierra tanta magia y misticismo.
Caminar por sus pequeñas callejuelas empedradas nos invita a dar un paseo por la época medieval, la misma en que las ciudades eran amuralladas para protección de enemigos, con puertas de ingreso custodiadas por soldados, con puentes de piedra vigilados 24 horas al día.

Toledo es muestra de cómo el pasado se conserva intacto para entender como vivían quienes construyeron los inicios de nuestras ciudades.

Si de arte se trata, encontramos fábricas de artículos de hierro forjado.
Fábricas en las que se fundían metales y se lograban espadas, armaduras y toda indumentaria que se ocupara para ir al combate. Parece sacado de un cuento el ver a estos artesanos trabajar esas piezas.
Toledo es una aventura completa…

Su comida, su gente, sus construcciones y su forma de vivir nos invitan a quedarnos en esa ciudad protegida por el Rio Tajo, mismo que la encierra en tres de sus costados como si fuera una herradura.

Éste mágico lugar tiene zonas que no se pueden dejar de visitar, sitios únicos para logran las mejores fotografías que podemos imaginar.

 

 

Mario Moya

Puede que te hayas perdido

2 minutos de lectura
2 minutos de lectura
2 minutos de lectura
1 minuto de lectura